domingo, 22 de enero de 2012

Lo admití

No sé como he pasado de un estado a otro, no recuerdo con exactitud cuál fue el día, ni tan si quiera que cambio en mí. Solo sé que ahora estoy siempre más feliz, tal vez allá sido mi forma de pensar que ha evolucionado, mi manera de ver el mundo o simplemente que he madurado. Pero yo creo que va más allá de todas esas absurdas teorías de mayores. Yo sigo siendo la niña risueña de ayer, la que reía sin parar y hacía planes descabellados para el futuro. La que cree en hadas y unicornios y que el poder de la mente va más allá de cualquier limite. La que sueña estupideces sin parar y la que cae dos veces en la misma piedra. Sigo siendo esa.  ¿Cómo sé que estoy diferente? Lo noto sin más, me rio sin motivo, sonrío a diestro y siniestro y me da igual lo que digan los demás.  Mis amigas me lo dicen y por fin me lo he creído, es simple, es normal pero no me cabía la idea en la cabeza. Estoy enamorada y no me da miedo gritarlo al mundo entero


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario