viernes, 4 de noviembre de 2011

Una de esas cosas que nunca harías

Era una noche, una de esas locas, en la que nada te importa. Una de esas fiestas en las que todos beben hasta emborracharse, fuman hasta no poder más y bailan sin parar. Una de esas fiestas en la que todos se lo pasan genial y ríen sin parar. La botella de ron daba botes de boca en boca y poco a poco todos nos emborrachamos.

-¡ Dame el porro!- se escuchaba de poco en poco

Guiada por los demás probé de todo, desde el tabaco a la marihuana pasando por la bebida.
Tabaco, maría y alcohol una combinación explosiva y atroz. Entonces a uno de ellos se le ocurrío, ya bien entrada la madrugada y tan sólo quedábamos seis,  la idea de jugar, pero no a un juego normal si no al Stripease Póquer.
A la primera jugada todo bien, pero a la segunda comenzó el lío, empezamos por los pantalones, luego las camisetas, más tardes las chicas los sujetadores, hasta quedarnos desnudos. Nadie fue cociente de lo que hacíamos, nadie se acuerda que ocurrió luego, todos estaban hasta arriba de maría y de alcohol. Todos excepto yo, alguien sugirió que eligiéramos a dos, y que se fueran a un rincón a hacer el amor . El azar me eligió y a mi ex.novio le tocó. Y de nuevo como antaño hicimos el amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario