miércoles, 26 de octubre de 2011

El primer paso...

Estamos los dos solos, uno frente a otro, sentados en la cama, mirándonos como extraños que no saben que decir. Es culpa de las inseguridades, del miedo a no saber que hacer, hasta que doy el primer paso y me acerco lentamente y rodeo tu cuello con mis brazos, el inicio de algo hermoso que nos unirá en todos los sentidos.
Empiezo a besarte el cuello, suavemente, despacio, saboreando cada centímetro de tu piel, mientras tu me correspondes apasionadamente y me acaricias delicadamente las espalda, como si tuvieras miedo de hacerme daño y sé que es lo que estás pensando.
Ahora ya ha pasado un rato y seguimos ahí sin parar de besarnos, excitados, emocionados, asustados...
Ahora eres tu el que da el primer paso y despacio, sin prisa, sin tan siquiera despegar los labios, me vas bajando el pantalón y yo con torpeza te imito hasta que estamos los dos así, desnudos,  simples, puros, bellos y perfectamente imperfectos.
Yo me siento insegura pero tu me susurras que todo irá bien, nos tumbamos y volvemos a empezar a besarnos. Despacio, intentando no hacerme daño, me hace el amor, apasionado, excitado pero asustado.
Te noto así, dentro de mí, y me siento bien, feliz, excitada, apasionada pero sobretodo locamente enamorada.
Me miras, sonrío y te beso entregándome totalmente a ti, sintiendo que tu eres mio y yo soy tuya.
Te desplomas a mi lado, cansado, excitado, emocionado, enamorado, feliz...
Y te digo, queriendo gritarlo, pero me sale susurrando un te quiero apasionado,
Así nos volvemos a mirar, enamorados, contentos de que todo haya salido como esperábamos, mucho mejor de lo que imaginábamos.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario